LaOtradiaria
Estas Leyendo:

Las dudas que dejan las pruebas del incendio en Metro Pedrero y el uso del “Sistema Venus”

La Otra diaria tuvo acceso exclusivo a videos y testimonios que muestran múltiples inconsistencias en las pruebas entregadas por la Fiscalía Oriente, Metro y la Policía de Investigaciones. Pese a esto Benjamín – sobrino de Daniel Morales- fue condenado a cumplir dos años de régimen cerrado por el incendio en estación Pedrero. Durante el segundo juicio, un inspector de la PDI reveló la existencia de tres videos que presentan errores en sus horarios, mientras que Cristián Lezaeta, subgerente de Operaciones de Metro, reconoció que la noche del 18 de octubre del 2019, específicamente en estaciones que sufrieron incendios, funcionó “Venus”, un sistema de grabación y seguridad con protección anti-vandalismo que también se está usando como prueba en otras causas del estallido social. Lezaeta en su confesión también aseguró desconocer el nombre del operario que estuvo a cargo de las cámaras de seguridad esa noche.

Son las siete de la tarde del viernes 18 de octubre del 2019 y un grupo de hinchas de Colo Colo está reunido afuera de la estación Pedrero, en la esquina de Departamental con Vicuña Mackenna. Desde lejos se escuchan los canticos mientras flamean las banderas del equipo. La convocatoria se realizó horas antes por redes sociales. De pronto el fuego de una barricada corta el tránsito, mientras llega al lugar Daniel Morales (36) para reunirse con su sobrino Benjamín (16). Después de la actividad pensaban regresar a sus casas en la comuna de La Granja.

A las 21:50 horas los imponentes garrotes del enrejado rojo que protege la entrada del Metro parecen aflojarse en medio de los empujones provocados por manifestantes desde el exterior, una turba intenta entrar pero no lo consigue.

Finalmente a las 22:14 los candados de una puerta lateral se revientan y una estampida entra corriendo hacia la boletería. Toda la escena era grabada por una de las cámaras de seguridad que se va a negro por unos segundos. Luego reanuda el registro y muestra el sector de la boletería que fue destrozada con fierros por un grupo de encapuchados.

A las 22:15 horas, desde la ventanilla de una oficina administrativa, se logra divisar una pequeña llamarada. Un minuto después los manifestantes se van y el lugar queda vacío. La cámara se va a negro nuevamente. Estas imágenes y horario pertenecen a un mediometraje de 29:51 minutos, grabación que fue exhibida por la Fiscalía Metropolitana Oriente durante el segundo juicio del caso, y al que este medio tuvo acceso exclusivo.

-Con este mediometraje el tribunal condenó a Benjamín-, confirma Rodrigo Román, abogado del joven y único condenado del caso.

Hay que recordar que Benjamín, de apenas 18 años, ya enfrentó dos juicios orales acusado de incendiar la estación Pedrero. A los 16 fue encerrado durante un año en un centro de Internación Provisoria (CIP CRC de San Joaquín). Allí sufrió una serie de vulneraciones e incluso atentó contra su vida. El pasado 12 de mayo su tío, Daniel Morales, fue absuelto después de haber estado un año en Santiago Uno, pero el joven fue condenado nuevamente a un año de internación.

En un segundo juicio y durante el interrogatorio a Bastián Maffet, inspector de la Policía de Investigaciones encargado de las diligencias de la investigación, especialmente del análisis a las cámaras de seguridad del Metro Pedrero, reveló la existencia de un largometraje de dos horas y un cortometraje de 12:49 minutos, los que hasta ese instante era información desconocida para las defensas de Daniel Morales y su sobrino Benjamín.

Según lo evidenciado en el largometraje y cortometraje, el ingreso a la estación de la turba fue a las 20:57 horas, lo que evidencia una diferencia de una hora y 17 minutos en los cronómetros con respecto al mediometraje. Las imágenes provienen de la misma cámara de seguridad.

-Las irregularidades que existen son las diversas horas que aparecen en los videos y que reproducen las mismas imágenes. Además que los archivos presentan cambios en su fecha de creación y modificación, es decir, las imágenes son de distintas fechas, incluso una corresponde a una fecha anterior del 18 de octubre del 2019, lo que tiene relación con la oficina de clasificaciones de la Policía de Investigaciones, de la cual no conocemos ningún nombre de sus operarios-, explica Lorenzo Morales, abogado de Daniel.

Otra irregularidad es que el mediometraje finaliza con la imagen de una escalera, y el cortometraje muestra el incendio en estación Ricardo Cumming, ambas pertenecientes a la línea 5.

Con respecto a la entrega de estas grabaciones, en la sentencia del 20 de mayo del 2021 se determinó que el subgerente de Operaciones de Metro, Cristián Lezaeta Echeverría, indicó que el área de seguridad de la empresa entregó a la policía, almacenada en discos duros, las imágenes que se grabaron de las cámaras de seguridad del metro el día 18 de octubre de 2019.

Durante el contrainterrogatorio de Rodrigo Román a Lezaeta, al que este medio tuvo acceso, el subgerente afirmó que esa noche en estación Pedrero habían seis cámaras de seguridad: dos en boletería, dos en los andenes y dos en las escalas.

Román: En octubre de 2019 no era usted el operador de las cámaras, ¿cierto?

Lezaeta: Correcto, no era yo el operador

Román: ¿Quién estaba operando las cámaras específicamente, respecto a la  estación del Metro Pedrero?

Lezaeta: No conozco el nombre de la persona que estaba operando, pero sí puedo asegurar que era el operador de cámaras asignado a ese turno para la línea 5.

Sin embargo, el subgerente reveló un sistema de grabación de Metro que funcionó durante la noche del 18 de octubre, y que hasta la fecha no era de conocimiento masivo, denominado Sistema Venus.

-A través de la contra interrogación a Lezaeta nos enteramos de este sistema de grabación y seguridad que operó durante esa noche en el Metro, el que no fue mencionado durante el primer juicio. Recién en el segundo (juicio) supimos de su existencia (…) Con la intención de poder explicar la licitud de la prueba (video), ya que en el juicio anterior había sido declarada ilegal-, comenta Rodrigo Román.

Cristián Lezaeta explicó que en el primer juicio no mencionó este sistema, ya que, “desconocía su funcionamiento” y que ahora se informó por una ‘actitud profesional’.

Con respecto a Venus un anexo del Metro de Santiago explica en términos técnicos que “es un sistema de transmisión analógico que permite al operador de seguridad gestionar la visualización de un gran número de cámaras (…) Estas están cableadas con coaxial hasta el Local Técnico de cada estación, allí se utiliza la Red Multiservicio como medio de transporte hasta el 5° piso del edificio SEAT ubicado en Alameda 1414. Una vez aquí, las imágenes pasan por un DVR, son grabadas y enviadas a los operadores en el 7° piso, en el Centro Integrado de Control, donde pueden visualizar las imágenes que hayan seleccionado” .

“Venus” se encuentra disponible en las líneas 2, 4, 4A y 5, específicamente en estaciones que sufrieron incendios la noche del 18 de octubre del 2019 como Trinidad, Los Quillayes, San José de la Estrella, Mirador, La Granja, Cumming, Protectora de la Infancia, Pedrero, entre otras.

Según Juan Quezada, inspector de la PDI y quien también participó de la investigación del caso, “Venus” cuenta con 12 canales de grabación. A la estación Pedrero le corresponde uno de ellos y lo que se ve en estos canales se graba. Lezaeta dijo que las imágenes se registran en la oficina central, en donde hay muchas personas y pantallas, existe un operador por cada línea y frente a él tiene cuatro o cinco monitores en cada estación. Lo que queda grabado es solamente lo que el operador esté grabando, pero no necesariamente con él presente, ya que puede dejarla grabando e ir a otra cámara para mirar qué está pasando en otro punto.

En caso de que las cámaras sean golpeadas Lezaeta explicó que la grabación pasa automáticamente a otra cámara que sigue grabando. Juan Quezada agregó que “el sistema de grabación cuenta con un sistema anti-vandalismo, cuando las cámaras son golpeadas o impactadas la grabación “se va a negro”, pero luego se reinicia su funcionamiento”. Así se deja entrever una inconsistencia sobre el manejo correcto del Sistema Venus.

“La cámara que destruyen cuando ingresan a la estación (Pedrero) y que estaba instalada en un pilar, no tenemos imágenes acá (Metro) porque el operador estaba en el Centro de Control. El operador de la línea 5 no la ocupó, no la pinchó, no la seleccionó para proyectarla en el monitor, por lo tanto lo único que estamos viendo son las imágenes que si se proyectaron al monitor y es la única forma que tiene el sistema para poder grabar (…) el sistema solo graba lo que aparece en el monitor del operador. Si una cámara no aparece es porque el operador no la activó”, afirmó en la contra interrogación Cristián Lezaeta.

Las imágenes rescatadas por el Sistema Venus también son utilizadas en otras investigaciones sobre los incendios en el Metro, como se menciona en la sentencia del caso Pedrero.

-El desconocimiento de Lezaeta aumenta el misterio sobre quién quemó el metro (…) ellos saben (quién lo quemó) porque este sistema ha servido en otras investigaciones. Si alguien dio la orden de apagar las cámaras, también deberían saber quién lo hizo, no se explica de otra manera-, dice Lorenzo Morales.

Para Morales y Román también existe otra negligencia que pone en duda la sentencia a Benjamín, y es la previa coordinación entre Metro y Fiscalía para enfrentar el segundo juicio de estación Pedrero, incluso  Lezaeta y Mérida habrían visto juntos las imágenes de las cámaras de seguridad.

-(Fiscalía y Metro) jamás mencionaron este sistema ni en la investigación, ni en el primer juicio, es decir, prepararon este discurso para el segundo juicio lo que ya es ilegal, porque no se puede hacer labores investigativas después de terminar la investigación, y ellos recién después de un año y medio, entendieron y vinieron a explicar lo que era el Sistema Venus (…) Lezaeta dice desconocer quienes operaron las cámaras esa noche, pero yo creo que oculta información, porque en el primer juicio da a conocer que alguien apagó las cámaras del Metro y que las imágenes están editadas y, en el segundo juicio, cambian este discurso y junto a la PDI habla de Venus-, explica Morales.

Sobre esta coordinación, Rodrigo Román sostiene que en la sentencia del 7mo Tribunal Oral en Lo Penal de Santiago, se menciona que tanto Lezaeta como Bastián Maffet se prepararon para este juicio para tener más información, sin embargo, aquello ocurre en un contexto ilegal, puesto que es una investigación que ya está cerrada. Además, el tribunal resolvió que el sistema de videograbación fue explicado de manera “ininteligible”.

“Con el agravante de lo dicho por algunos de los testigos, por ejemplo, Lezaeta y Maffet, quienes señalaron que se habían instruido e informado por cuenta propia respecto del funcionamiento de “Venus” (…) Que las razones que se vienen señalando llevaron al tribunal a tener por no probado el modo o la forma de funcionamiento del sistema de videograbación Venus”, se lee en la sentencia de 137 páginas.

Sobre la investigación del incendio realizada por el Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa también existen inconsistencias, ya que el perito Luis Antonio Zepeda explicó que el peritaje lo realizaron el 27 de octubre del 2019 por petición de Fiscalía Oriente, y al llegar a la oficina administrativa (donde inició el incendio) estaba limpia desde hace algunos días, solo corroborando los daños porque aún quedaban señales de ellos. Pero desconocen los elementos con los que generaron el fuego.

Al ser consultado por la Guia NPA 21 (investigación de incendios) confesó que fue creada para investigar y emitir informes ‘pero no la ocupan mucho’ puesto que lo importante de ella es el lenguaje técnico en los informes que se envían a fiscalía.

“El perito Sr. Zepeda no demostró tener la preparación y conocimientos que se requerían para analizar e informar acerca de algo que había sido radicalmente alterado, sin perjuicio de los instrumentos o medios materiales tecnológicos con que pudiera haber suplido su déficit, pero de los cuales no se tuvo casi información”, se menciona en la sentencia.

A pesar de las múltiples inconsistencias en las pruebas entregadas por la Fiscalía Oriente, Metro y la PDI, Benjamín fue condenado a cinco años de pena mixta, es decir, dos años a régimen cerrado y tres años de régimen semicerrado. Estos días su familia está consternada ante inminente el encierro del joven. 

Actualmente, la defensa de Benjamín busca la anulación del segundo juicio por las negligencias presentes en las pruebas, que quedaron en evidencia en la sentencia y no fueron consideradas por los jueces.

*La Otra Diaria se contactó con Fiscalía Oriente para obtener su versión sobre el Sistema Venus, la utilización de un pre informe de Bomberos en un lugar alterado, la reunión entre Metro y el fiscal Omar Mérida y la diferencia en los cronómetros entre los vídeos presentados. Esta fue la respuesta:
“Como Fiscalía Oriente podemos señalar que todas las consultas que nos realiza fueron expuestas por las defensas de los acusados en el juicio oral, ante el tribunal, y clarificada por cada testigo. Por ello el tribunal por unanimidad condenó al imputado y recalcó que “no se encontró en la prueba la manipulación denunciada, ni reparos en la confiabilidad de los antecedentes vertidos en juicio”.
Comparte esta publicación
Written by

Periodista de la Universidad Alberto Hurtado especializada en temas de Derechos Humanos.

Leave a Reply

Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.