LaOtradiaria
Estas Leyendo:

Prima de Nicole Saavedra denuncia la aparición de una cuarta víctima de Víctor Pulgar

El día de ayer, a través de redes sociales, María Bahamondes denunció que Víctor Pulgar, el hombre acusado de violar y matar a la joven lesbiana, ya tenía una denuncia por una agresión grave a un mujer en el 2007.  La llevó hasta un sitio eriazo en la comuna de Illapel para atacarla, la golpeó y la dejó inconsciente. Por ese hecho solo quedó con firma mensual. “Fiscales, hagan su trabajo”, pidió la prima de Nicole en su acusación tras conocer la existencia de la cuarta víctima.

En conversación con La Otra diaria, María Bahamondes confirmó que el hecho habría ocurrido en la madrugada del 22 de enero del 2007. Pulgar golpeó y desnudó a esta mujer y luego la abandonó. La víctima terminó con un TEC abierto y fue trasladada al Hospital de Coquimbo.

Para sorpresa de los familiares de Nicole, esa ocasión Pulgar quedó solo con firma mensual en la comisaría de Salamanca y con prohibición de acercarse a la víctima. La audiencia fue resuelta por la jueza Sara del Carmen Pizarro y la investigación estuvo a cargo del fiscal Carlos Parra.

Frente a es esta situación María publicó el siguiente post en redes sociales.

“Si los fiscales y jueces hicieran bien su pega este tipo hubiese quedado detenido, pero no, quedó con firma mensual y prohibición de acercarse a la víctima ¡Libre para seguir al acecho de otras mujeres! Luego viene María Pía Castro, este asqueroso de Víctor Pulgar es el último que la llama, pero el Fiscal a cargo de la causa de Pía no es capaz de ingresar al registro para ver si este tipo tenía antecedentes y continúa atacando a tres mujeres más, incluida Nicole Saavedra.

¿Hasta cuándo quieren que las familias y agrupaciones les hagamos la pega a quienes estudiaron y se prepararon? (…) “Mientras se han gastado todos los recursos en criminalizarnos a quienes entramos a fiscalía por una medida de desesperación al no ver avances en la causa de Nicole, a los violadores y asesinos los dejan tranquilitos ¡Pero a mí hasta me sacaron de la formalización de Víctor Pulgar por gritarle asesino!

¡No voy a parar hasta que caigan todos los que se atrevieron atacar a Nicole!”.

Hay que recordar que en un comienzo, el caso quedó en la Fiscalía de Limache a cargo de Juan Emilio Gatica, el mismo fiscal del caso la secta de Colliguay. Nicole fue encontrada muerta el sábado 25 de junio del 2016 en el Embalse Los Aromos.

Lo que María recuerda de ese tiempo es que la información solo se reducía a datos repetitivos, no había ninguna indagación que aportara algo nuevo. Además, de un día para otro se dejó de autorizar la entrega de antecedentes. Después la investigación quedó bajo reserva. En ese momento la familia pensó que tendrían algo concreto sobre el atacante de Nicole, pero hubo diligencias que se retrasaron: comparaciones de ADN  y declaraciones de testigos.

Junto a la madre de Nicole llegaban hasta la Fiscalía, las citaban y las dejaban esperando, a veces les decían que se había cancelado la reunión. Gatica anotaba nombres a la rápida, en trozos de papel. María recuerda que sentía el desinterés, la falta de prolijidad de quién debía investigar.

-Para enmendar esta situación enviamos cartas a la Fiscalía Regional, para pedir un cambio de fiscal. Nos respondieron que sería difícil de concretar, pero seguimos golpeando puertas-, recuerda.

El caso pasó más de un año y medio estancado.

En el segundo aniversario del asesinato de Nicole, María Bahamondes se encadenó junto a Olga Saavedra-madre de la joven- y los amigos de su prima en la Fiscalía Nacional. El mayor temor a esas alturas era que el caso se cerrara. Lograron hablar con el Fiscal Nacional Jorge Abbott, le plantearon su malestar y el poco compromiso que sentían de parte de la institución. Abbott se demoró una semana en darles respuesta: se cambiaría el fiscal y la causa se trasladaría de la Fiscalía de Limache a la de Quillota. Así sucedió el 4 de julio de 2018.

En esos días conocieron a la fiscal Ymay Ortiz, quien fue muy clara y se comprometió a hacer todo lo que estuviese a su alcance y las diligencias que la familia había solicitado, pero a las pocas semanas les avisaron que Ortiz iba a ser trasladada a la Fiscalía Nacional y el nuevo persecutor sería Ulises Meneses.

El 22 de junio del 2019, a tres días del aniversario del asesinato de Nicole, la familia Bahamondes y las agrupaciones feministas y lesbofeministas, marcharon por las calles de Quillota; Olga llevaba una bandera que había hecho con sus propias manos y entre la rabia se tomaron la Fiscalía. Para la prima de Nicole lo más irónico de todo eso, es que estos días les tocará declarar como imputadas por lo que pasó.

Al final llegó la noticia que llevaban años esperando. Desde Fiscalía les informaron de la aparición de un sospechoso y un nombre: Víctor Pulgar. La información la tuvieron que manejar con mucha cautela durante casi dos meses.

La pista con la que ellas siempre habían insistido dio frutos y resultó clave en la investigación. Se trataba de un movimiento en el celular de Nicole. El equipo -no el chip- lo habían usado dos veces entre el 2016 y el 2019 por una joven de Quilpué, quien finalmente resultó ser sobrina de Pulgar. El hombre tenía un amplio prontuario que comenzó con un robo con sorpresa en Illapel registrado el 22 de septiembre de 2007, cerca de las diez de la noche, en el puente Fiscal de Salamanca. Allí atacó a una mujer y a su hija para robar una cartera y un banano. Después en su registro aparecen lesiones, lesiones leves y formalizaciones por agresiones sexuales. Es una especie de escalada de violencia.

Al momento de la desaparición de Nicole, Víctor Pulgar trabajaba como chofer de una línea que cubría el trayecto entre Limache y El Melón. Su captura puso en cuestionamiento al Ministerio Público, por el tiempo excesivo que demoró en dar con el asesino.

La sorpresa fue aún más grande cuando se enteraron que Pulgar estaba recluido en el centro penitenciario de Limache, por una condena de diez años por la violación de una adolescente de su familia. El caso había sido denunciado el 2015, pero hasta el 2018 no había sido formalizado. Entonces, la explicación era que estaba preso por un tercer ataque: cinco meses después del asesinato de Nicole, secuestró y agredió sexualmente a otra adolescente. La llevó a un sitio eriazo e incluso luego la amenazó por mensajes de WhatsApp. Pese a todo, hizo la denuncia.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron que en algún momento el primer fiscal Juan Emilio Gatica coincidió con los dos casos: el de la violación de la primera adolescente y el de Nicole.

Un patrón que se repite en cada uno de sus ataques es que se llevaba alguna pertenencia de las víctimas.

El último persecutor a cargo del caso, César Astudillo, obtuvo la autorización judicial para tomar muestras de ADN de Pulgar, que coincidieron con el ADN hallado en el cuerpo de  Nicole. Una hipótesis que tienen sus cercanos es que el agresor la conocía por la frecuencia con que «La Nico» usaba ese trayecto, por tanto, Pulgar también era consciente de su orientación sexual.

El 2 de junio la Fiscalía de Quillota solicitó presidio perpetuo calificado por los delitos de violación y homicidio, además de 15 años de cárcel por el delito de secuestro y 540 días por hurto simple.

En total se presentaron 28 testigos, doce peritos, además de una prueba documental. En tanto, la defensa de Víctor Pulgar, no solicitaron ninguna exclusión. Ahora se debe esperar la fecha para el inicio del juicio.

“Da mucha rabia y pena que las familias y las agrupaciones tengamos que insistir por justicia para las mujeres víctimas de estos crímenes y en este caso seguir luchando e ir por una segunda querella para quienes resulten responsables del asesinato de Nicole ¿Por qué? Porque se cierra la investigación y ni siquiera se investiga a posibles cómplices como hemos pedido, sabemos que los hay. Exigimos que los fiscales hagan su trabajo, mi tía dejará todo en manos de  la abogada Silvana del Valle, porque ella ya no está en condiciones de seguir siendo revictimizada”, dice María.

 

Comparte esta publicación

Deja un comentario